top of page

ABUNDANCIA Y OPULENCIA DIVINA


ABUNDANCIA


La palabra abundancia proviene del latín abundantia y se refiere a una gran cantidad de algo. La palabra «algo», al ser un pronombre indefinido, incluye el espectro completo de cosas por las que se puede ser abundante.

Por ejemplo, imagínate sentir tanto éxito que nadas en la abundancia. Sí, es posible. Pero también es posible que nades en la abundancia de la otra polaridad: las frustraciones, el mal manejo del éxito, la soledad o la depresión.

La Terapeuta Sistémica Miosoti Ceballo explica, que si tu naturaleza de pensamiento es de quejarte, tener miedos, estallar en cólera o sentir envidia, lo que materializas será en la misma dirección, y esa será la abundancia que cosecharás.

Si tu respuesta te hace sentir que cosechas abundancia de algo que no deseas verdaderamente, puede ser tiempo de limpiar tus pensamientos y sembrar lo que tu interior merece.

La educadora y coach Laura Szmuch en su libro «Las seis inspiraciones» dice que esto implica “hacer siempre lo que nos nutre, lo que nos hace bien, lo que da buenos ejemplos, lo que nos llena de dicha y felicidad», pero también “no hacer nunca nada en contra de nosotros mismos”.

OPULENCIA DIVINA

Opulencia es un término que procede de la lengua latina (opulentia) y que se puede definir a un estado donde nuestras áreas, procesos, y proyectos están al 100% en unidad con Dios o como otros lo llaman Fuente o Padre-Madre-Dios en conjunto con Nuestra Misión Divina, que es planificada o encomendada por Dios.

La opulencia está directamente relacionada al merecimiento. En la medida que nosotros estemos conscientes de nosotros mismos, se irá despertando una consciencia de merecimiento, en donde se abrirá un discernir de lo que nos conviene o no a través de la intuición alineándonos a nuestra misión. Por lo cual, atraeremos lo que deseamos a nuestras vidas.

Por lo que podemos decir que, a mayor merecimiento mayor Opulencia y con esta, nos alineamos a la Opulencia Divina.

EJERCICIOS DE ABUNDANCIA Y OPULENCIA DIVINA


PREGÚNTATE:

  • ¿Me siento abundante?

  • ¿Abundante en qué?

  • ¿Qué es lo que tengo en grandes cantidades?

  • ¿Qué deseo tener en grandes cantidades?

  • ¿Está alineada lo que tengo, lo que pienso y lo que deseo tener en grandes cantidades?

  • ¿Me siento opulente en mi vida?

  • ¿Cómo es mi conexión con Dios o con la Fuente?

  • ¿Me siento merecedor de tener abundancia y opulencia, para alinearme a la Opulencia Divina?

RENUNCIAS


Yo, diga su nombre, renuncio a los votos pactos, acuerdos contratos, promesas y juramentos que hice en esta vida, todas las vidas y universos creados de tener programas en todos los niveles de no desear tener riquezas, abundancia y prosperidad en todas mis áreas procesos y proyectos; solicito que lo reprogramen en: acepto, recibo y agradezco que mi Seres Superiores me apliquen el Tesoro de la Vida (salud, amor, abundancia y opulencia).


Tomado de los Círculos de Sanación impartidos en la Formación Zolemgeh Estrella.




12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page