top of page

¿Eres un consumidor responsable?

Los seres humanos vivimos en un entorno en el que requerimos de diversos productos en nuestra cotidianidad tales como alimentos, ropa, elementos de trabajo y bienes y servicios con los cuales realizamos nuestras actividades diarias.



El consumo responsable es un concepto que se ha venido promoviendo y defendiendo por diversas organizaciones de índole ecológico, social e inclusive político a nivel mundial y que consideran que si bien es cierto se requiere adquirir diversos elementos de consumo diario, sería adecuado revisar e inclusive cambiar hábitos de consumo que se ajusten a las necesidades reales y se enfoquen a mercados de bienes y servicios que favorezcan la conservación del entorno ambiental. Además lo sería tener en cuenta variables como precios y calidad, las características sociales y laborales del esquema de producción, así como las posibles consecuencias ambientales posteriores.


En el planeta hay un sistema de consumo y producción que no es consecuente e inclusive presenta serias contradicciones con un marco de desarrollo sostenible y de la llamada economía verde, que se enfoca en minimizar la huella ecológica con cambios en los métodos de producción y consumo de bienes y recursos.


Es por lo que se enfatiza en el reciclaje y reducción de productos de desecho tanto en las industrias, o productores, como en los consumidores y se busca la sensibilización y educación ambiental.


Se pueden distinguir tres aspectos fundamentales o formas de consumir que constituyen lo que se denomina un consumo responsable.


  • El consumo ético se relaciona con aspectos valorativos a la hora de consumir un producto. Se hace énfasis en la austeridad, es decir definir entre las necesidades reales y las creadas por la publicidad que incentiva el consumo como forma de alcanzar la felicidad y el bienestar o consumismo.

  • El consumo ecológico implica producción a partir de la reducción, la reutilización y el reciclado. También se analizan los productos de origen orgánico apoyando agricultura y ganadería ecológicas, la producción artesanal, las formas de producción que no deterioren las condiciones del medio ambiente.

  • El consumo social o solidario es el que tiene en cuenta las relaciones sociales y condiciones laborales en las que se ha elaborado un producto o brindado un servicio, tal como el pago justo por el trabajo realizado y preferencia por lo artesanal, orgánico o natural.




En la actualidad es muy frecuente que los medios de comunicación incidan de manera decisiva y constante en los hábitos y gustos de las personas, pudiendo incluso crear necesidades inexistentes. La fuerza del marketing ha llevado a un consumismo desmedido en la sociedad, influenciando negativamente al consumo inteligente. Sin embargo, cada vez la gente tiene más consciencia de la necesidad de consumir de forma responsable, y las empresas empiezan a adaptar la publicidad de sus productos a este pensamiento.


Por ello es importante, al momento de adquirir productos, tener en cuenta algunos consejos para ser un consumidor responsable:


  • Antes de comprar algo, revise si realmente lo necesita.

  • Al decidir comprar, revise la materia prima, el proceso, si en su fabricación hay algún impacto al medio ambiente o daño.

  • Después de consumido, cuántos residuos se generan y si son reutilizables o reciclables.

  • Revise si es un producto de un solo uso.

  • Evite las bolsas de plástico que le dan al hacer la compra y en lo posible lleve sus propias bolsas de tela, papel, canasto (tan típico en los pueblos y lugares aledaños a las grandes ciudades).

  • Priorice los productos en envases retornables o reutilizables

  • Recicle y dele usos adicionales a lo que podría botar definitivamente.

  • Revise o prefiera productos que son biodegradables tales como platos, vasos, cubiertos y de preferencia elaborados con materiales vegetales.

Adicional a revisar estos aspectos en las compras, otras recomendaciones generales son:

  • Apague las luces que no necesite.

  • Desenchufe equipos, cargadores o lo que no esté usando en el momento.

  • Reutilice el papel y recuerde que está de moda el papel reciclable.

  • No imprima a menos que sea absolutamente necesario, los medios digitales son los favoritos en estos días.

  • Utilice la luz del día para sus actividades en la medida de lo posible.

  • Aplique las 3 R de la ecología: Reduzca, Reutilice y Recicle.

Recuerde que vivimos en un Planeta hermoso, biodiverso, con una naturaleza preciosa, de la cual recibimos no sólo alimentos, sino también todos los productos que se elaboran con sus recursos y además la posibilidad de disfrutar de su belleza… sintamos que es nuestra madre y que nos provee de todo lo que necesitamos en abundancia, así que agradezcamos el estar aquí, el ahora, el momento y también a nuestro Padre Creador que nos ama tanto que nos da un paraíso para vivir. Cuando abras tus ojos evidencia la maravilla del lugar en el que te encuentras y toma la decisión de disfrutarlo con consciencia, con respeto y protegiendo esa casa que tienes, en la cual vives y en la cual vive tu familia… todos los seres humanos, los animales, las plantas, minerales, cristales, todo en Armonía Perfecta. Bendiciones infinitas.


Referencias

Olvera Lara, Yaomautzin; Lara, Yetlanetzi (31 de enero de 2018). Objetivo de Desarrollo Sostenible 12: Producción y consumo responsable. pp. 1-28


Escrito por:

MZ Gladys Argüello Coach Angelical de Vida

Conductora CHIEC Bogotá

Facebook: Centro Holístico Integral CHI.EC Bogotá

Instagram: Centro Holístico Integral CHI.EC Bogotá

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page