top of page

¿Cómo están afectando las pantallas a niños y jóvenes?


Ya hemos escuchado que exponer a los niños y adolescentes por mucho tiempo a las pantallas (teléfonos móviles, laptops, tv.) es perjudicial. Más aún si no están siendo supervisados en cuanto al contenido al que tienen acceso. Sin embargo, hoy quiero brindarles información científica y comprobada de por qué está afectando en su estado de ánimo y su comportamiento.


Además, de que muchas situaciones a las que los niños y adolescentes se enfrentan con frecuencia hoy en día y que antes ni siquiera escuchábamos, como son: la depresión, ansiedad, cambios de humor, problemas de aprendizaje, falta de concentración, entre otros. Son producto justamente de esta exposición a las pantallas, principalmente durante las horas de la noche.


Existen dos factores que determinan lo bien que dormimos y la calidad de

nuestro despertar; uno químico, que es la hormona denominada adenosina y el otro, el ciclo circadiano.


El ciclo circadiano es una especie de reloj interno de 24 horas, ubicado en nuestro cerebro, que se encarga de dirigir a través de la liberación de diferentes hormonas los momentos en que debemos dormir o estar despiertos. Estas hormonas son la adenosina y cortisol respectivamente.


Así, cuando despertamos luego de haber tenido entre 7 y 10 horas de sueño reparador, nuestros niveles de adenosina están muy bajos y empezarán a aumentar conforme pasan las horas del día mientras permanecemos despiertos. De esta manera, al llegar la noche estos niveles serán lo suficientemente altos para que tengamos sueño. La cafeína por ejemplo, bloquea los receptores de adenosina en la mayoría de personas.


Alrededor de la hora de la salida del sol, nuestro cerebro envía una señal para liberar cortisol, conocida como la hormona del estrés. En este caso, el cortisol nos empieza a poner en estado de alerta, tensar los músculos e incrementar el ritmo cardiaco con el fin de despertarnos.


Este ciclo asegura que todas las funciones corporales sean realizadas en excelencia y por ende, garantiza en la mayoría de los casos un estado de equilibrio general. Pero, ¿qué lo altera?


Según una publicación del Dr. Samer Hattar, Jefe de la Sección de Ritmos Ligeros y Circadianos y director del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, la exposición a la luz entre las 23:00 y las 04:00 (11:00PM y 4:00AM) suprime la liberación de una sustancia denominada dopamina, el neuromodulador que es el causante de hacernos sentir bien y funciona como antidepresivo.


La luz activa al grupo cercano de células nerviosas con las que se cree que está asociada la glándula pineal y se denomina habénula, que también es conocida como el núcleo de la decepción. Esta activación durante las horas de la noche nos hace sentir menos felices, decepcionados y puede incluso llevarnos a ciertas formas de depresión.


Mi invitación es disminuir la exposición a las pantallas a partir de las 08:00PM y eliminarla totalmente a partir de las 11:00PM. Tengo hijos adolescentes y sé por experiencia que puede resultar un gran reto conseguir esto, pero tengo buenas noticias.


Jamie Zeitzer, profesor de la Universidad de Stanford en Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento (medicina del sueño), realizó un estudio con adolescentes, demostrando que al encender la luz o abrir las persianas 45 minutos antes de la hora que usualmente se despiertan, activaba su ciclo circadiano, haciendo que en pocos días empiecen a acostarse más temprano. Vale la pena intentarlo.


Adicionalmente, los invito a revisar el artículo donde proporcionamos tips para tener un sueño reparador aquí: https://www.chiec.org/post/tips-para-tener-un-sue%C3%B1o-reparador


Datos científicos tomados de Huberman Lab.


Escrito por:

Delpaeh Lara

Coach Angelical de Vida

Conductor CHIEC Barcelona


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page